¿Para quién Coaching?

Afortunadamente cada vez es más frecuente que cualquier tipo de persona, independientemente de su situación laboral, características personales o profesionales, utilice la disciplina del Coaching.

Siempre que se detecta una necesidad de mejora, el coaching se convierte en una herramienta extraordinaria para amas de casa, estudiantes, profesionales liberales, asalariados, equipos,…, cualquier persona es susceptible de mejorar en su forma de ser o en su forma de trabajar. A la vez mucha gente es incapaz de saber hacer un autoanálisis de sus actitudes, por lo que la ayuda de un factor externo se hace muchas veces más que necesaria.

Ámbitos del Coaching

Las personas se benefician porque favorece su auto-conocimiento, su autoestima, la conciencia de sus prioridades y valores, y el desarrollo de un mayor equilibrio personal.
Los directivos aprenden a potenciar sus fortalezas, y a mejorar su liderazgo y sus resultados. Les ofrece herramientas y estrategias muy poderosas, para potenciar sus relaciones con colaboradores, jefes, clientes, proveedores, etc., y también facilita la identificación de las metas que se desean alcanzar, y a poner en marcha las acciones orientadas a su consecución.
La finalidad del coaching de equipo es acompañar el desarrollo del rendimiento colectivo de un equipo, de forma lógica y mesurada, para que el resultado operacional del conjunto supere ampliamente el potencial de la suma de sus partes. Los miembros tienen que considerar su equipo, como un vehículo de eficiencia excepcional y como un umbral de desarrollo individual y colectivo.
“Esclavos del conocer, nos olvidamos un día de que el vivir está, más que en el conocimiento, en el proceso de aprender”
Jorge Carvajal
“Sólo existe una clase de éxito: lograr vivir a tu manera”
Christopher Morley
“Si tu problema tiene solución, ¿para qué te preocupas? Si tu problema no tiene solución, ¿para qué te preocupas?”
Proverbio chino
“Los débiles nunca pueden perdonar. El perdón es un atributo de los fuertes”
Gandhi

¿Para qué?

Las circunstancias que pueden llevar a una persona a iniciar un proceso de Coaching pueden ser muy diversas: un quiebre personal, deseos de mejorar la calidad de vida, mejorar la comunicación con el entorno, la autoestima, vencer miedos que impiden avanzar o tomar decisiones importantes, deseos de cambio personal o profesional, resolver un conflicto interpersonal, encontrar la forma de alcanzar objetivos…

Si te identificas con alguna de estas circunstancias y te falta el soporte, el ánimo o el empujón definitivo para alcanzar tu objetivo, entonces estás preparado para el “Coaching”.  El coaching te abrirá nuevas posibilidades de acción, e iniciarás el proceso de transformación personal que te conducirá al cambio.

Coaching para vivir la vida ideal

Seguro que muchas veces sientes que estás tan ocupado haciendo lo que tienes que hacer que no tienes tiempo para gozar del fruto de tu trabajo; que simplemente “ES”.
La felicidad depende de mantener un delicado equilibrio entre:

  • Cumplir diariamente con tus tareas y funciones.
  • Tener aquello que disfrutas.
  • Sentirte satisfecho y disfrutar con todo lo que haces y tienes. Este “sentirte” implica saber quien eres, la sensación de estar a gusto contigo mismo.

Cuando estos tres aspectos están en armonía, sientes que la vida va bien. El coaching te ayuda a encontrar esos dones únicos tuyos, tus prioridades, y te ayuda a eliminar cualquier obstáculo que te impida ser, hacer o tener lo que quieres. El coaching te proporciona esa chispa de polvo mágico que puede transformar tu vida en algo mejor que tus sueños más remotos, ya que esos sueños se basan en tu realidad ideal.

“Vida es lo que ocurre cuando uno está haciendo otros planes”
John Lennon