¿Cómo es un proceso de Coaching?

Las sesiones de coaching suelen ser presenciales, aunque también pueden ser vía Skype y telefónicas. La duración de cada sesión es entre 60 y 90 minutos, y con una periodicidad de una semana o 15 días inicialmente, y espaciándose un poco más a medida que el proceso avanza.

Un proceso de coaching puede necesitar de 8 a 12 sesiones, aunque habrán personas que pueden comenzar a percibir sus beneficios desde la primera sesión. De todas formas la duración de un proceso de coaching puede variar en función a la necesidad de cada persona.

Fases de un proceso de coaching:
  • Identificar el objetivo y definirlo correctamente
    A veces puede ser que no tengas muy claro cuál es tu objetivo a conseguir, pero sí sepas que necesitas cambiar, moverte de donde estás. Lo importante es “ser consciente” de que ese algo no te está dejando desarrollarte de la manera que te gustaría y quieres.
  • Explorar tu situación actual
    Indagar en tus circunstancias, y trabajarlas para identificar qué resultados estás consiguiendo. El coach te mostrará tu realidad en perspectiva para ayudarte a generar opciones que te permitan llegar a tu objetivo. Tú serás responsable del cambio que decidas.
  • La declaración de compromiso
    Comprender las razones por las cuáles no estás logrando los objetivos deseados, y declarar cuál sería tu situación ideal. Buscar qué creencias están imposibilitando la consecución de tu objetivo, y por cuales otras se pueden cambiar para posibilitarte nuevas acciones y un cambio de comportamiento.
  • Definir un plan de acción
    Comprometerte con tu objetivo, actuando de forma diferente, haciendo cosas nuevas y experimentando sus consecuencias.
  • Valoración de los resultados
    Se evaluará qué está sucediendo en el proceso de cambio, qué resultados se están obteniendo de las nuevas acciones llevadas a cabo, si se requiere hacer alguna modificación en dichas acciones, si se están integrando los aprendizajes y los compromisos para la acción… Reflexiones finales y cierre.